33°

Chihuahua, Chih. México
viernes 19 de julio del 2024.

El cambio climático aumenta la probabilidad de olas de calor MORTALES en América

Las olas de calor mortales son 35 veces más probables debido al cambio climático en Estados Unidos, México y América Central, según un estudio reciente de climatólogos. La probabilidad de que el calor extremo, que afectó a estos países en mayo y junio, se repita es cuatro veces mayor que hace 25 años, de acuerdo con la Asociación de Atribución Meteorológica Mundial (WWA, por sus siglas en inglés).

Desde marzo, México ha registrado al menos 61 muertes directamente relacionadas con las altas temperaturas, y la situación podría empeorar dramáticamente. “Probablemente no conocemos la dimensión real de las muertes relacionadas con el calor, ya que generalmente solo se confirman y reportan meses después del evento, si es que se reportan,” señaló la WWA, que utiliza métodos avalados por otros científicos para evaluar los vínculos entre eventos extremos específicos y el calentamiento global.

El uso de combustibles fósiles, que provoca la emisión de gases de efecto invernadero, es el principal responsable del cambio climático. La WWA considera que millones de personas sufrirán las consecuencias de estas oleadas de calor. Este año ha sido el más caluroso registrado y grandes extensiones del mundo ya han soportado temperaturas abrasadoras antes del inicio del verano en el hemisferio norte. En Estados Unidos, los incendios forestales son significativos, y en Arabia Saudita, al menos 900 personas han muerto durante la peregrinación anual del Hajj debido al calor extremo, con temperaturas en La Meca alcanzando los 51.8 grados Celsius el lunes.

Los científicos de la red climática analizaron los cinco días y noches consecutivos más calurosos entre mayo y junio en una zona que abarca el suroeste de Estados Unidos, México, Guatemala, Belice, El Salvador y Honduras. Utilizando modelos de predicción basados en el hecho de que el planeta es ahora 1.2º C más caluroso que en tiempos preindustriales, concluyeron que “las temperaturas máximas registradas en Norteamérica y América Central son actualmente 35 veces más probables que en la época preindustrial”.

“Los 1.4º C de calor adicional causados por el cambio climático representarían la diferencia entre la vida y la muerte para mucha gente entre mayo y junio”, afirmó Karina Izquierdo, consejera en temas urbanos para América Latina y el Caribe en el Centro de Cambio Climático de la Cruz Roja. “Además de reducir emisiones, los gobiernos y las ciudades deben tomar medidas para ser más resistentes al calor”, añadió.

El calor es el fenómeno meteorológico más subestimado, afectando particularmente a niños, ancianos y trabajadores al aire libre. En México y América Central, los impactos del calor se agravan por las malas condiciones de las viviendas, el acceso limitado a servicios de refrigeración y las personas que viven en asentamientos informales. El calor extremo también amenaza la estabilidad del suministro eléctrico, crucial para el funcionamiento de las instalaciones de salud.

Los científicos sugieren que los sistemas de alerta y los planes de acción contra el calor extremo podrían ayudar a fortalecer la preparación de América Central para tales eventos. Desarrollar sistemas de alerta para los trabajadores al aire libre y mejorar la infraestructura en los asentamientos informales, así como aumentar los espacios verdes, ayudarán a proteger a las personas más vulnerables, explicó la WWA.

Compartir
Facebook
Twitter
WhatsApp