37°

Chihuahua, Chih. México
domingo 26 de mayo del 2024.

“Se me subió el muerto”, aquí la explicación sobre este tenebroso suceso

En México es muy común escuchar la expresión “se me subió el muerto”, la cual hace referencia a una experiencia angustiante durante el sueño, esta suele ir acompañada de pesadillas o de la sensación de estar despierto, pero no poder tomar control del cuerpo físico.

La sensación puede durar de uno a diez minutos, durante ese lapso puede sentirse desesperación, miedo, ansiedad, opresión en el pecho, falta de respiración o ganas de gritar. También se pueden tener alucinaciones, es decir, ver o escuchar imágenes tenebrosas o tener la sensación de estar despierto. Se trata de la parálisis del sueño, una experiencia que vive entre el 30 y 50% de la población por lo menos una vez en su vida.

De acuerdo con científicos en el tema, el fenómeno que la gente identifica como “se me subió el muerto” ocurre cuando se está entre dormido y despierto, por lo que hay una dificultad para conectar con los músculos. Dicha etapa del sueño es conocida por los especialistas como llamada MOR (movimientos oculares rápidos o REM, por sus siglas en inglés) y sucede antes del momento de despertar. Cuando un individuo se queda en dicho estado, el cerebro despierta, pero el cuerpo continúa dormido, lo que genera una experiencia disociativa.

Debido al tipo de experiencia que se presenta, culturalmente ha generado mitos y leyendas para su explicación. En el caso de México, suele asociarse con la posesión demoniaca, de los muertos o de los nahuales, quienes entrarían al cuerpo en el lapso que el individuo duerme. Según algunas creencias, si el individuo no lucha para expulsar al espíritu invasor, podría morir o perder su cuerpo.

Por ello, algunas personas utilizan como antídoto para la parálisis del sueño oraciones, rezos o insultos, con lo cual se genera la estimulación necesaria para lograr despertar. Sin embargo, Solís señala que puede ser el resultado de la ingesta de comida, estrés o una mala posición al dormir. Otras causas podrían ser el abuso de sustancias (café, alcohol u otras drogas) o trastorno de estrés postraumático. Es justo el factor de estrés el que más podría influir, de ello que la experiencia sea más común en lugares o épocas vinculados con lo paranormal, como podrían ser el Día de Muertos o dormir en un lugar siniestro.

Así que ya sabes, por más miedo o ansiedad que puedas llegar a sentir en ese momento, recuerda que la alucinación no es real, la mejor recomendación es guardar la calma y tomar control de la situación, es decir, date cuenta de lo que esta sucediendo y en lugar de tener miedo o desesperarte empieza a controlar tu respiración, cuenta tranquilamente o reza porque no y empieza a intentar mover primero los dedos de manos y pies lentamente.

¿Y a ti alguna vez se te ha subido el muerto?

Compartir
Facebook
Twitter
WhatsApp