35°

Chihuahua, Chih. México
domingo 26 de mayo del 2024.

Directora del FMI advierte década de “crecimiento tibio” y “descontento popular”

La economía mundial se enfrenta a una década de “crecimiento tibio” y “descontento popular” a pesar de que se evitó una temida recesión, advirtió la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

“La difícil realidad es que la actividad mundial es débil según los estándares históricos y las perspectivas de crecimiento se han ido desacelerando desde la crisis financiera mundial”, dijo Georgieva, al explicar que “todavía no se vence la inflación por completo, los colchones fiscales se agotaron y la deuda aumentó, algo que representa un gran reto para las finanzas públicas de muchos países”.
Combatir los altos niveles de deuda será difícil en un año en el que hay un número récord de elecciones y en un momento de mayor ansiedad “debido a una incertidumbre excepcional y a años de conmociones”, dijo, y agregó que las tensiones geopolíticas “aumentan los riesgos de fragmentación de la economía mundial”.

En un discurso ante el Atlantic Council (Consejo Atlántico), añadió que, sin medidas para impulsar la productividad y reducir la carga de deuda, el mundo se enfrenta a una década “lenta y decepcionante”, que calificó de “tibios años veinte” (una tibia década de 2020).

Los comentarios de Georgieva se producen mientras se prepara para recibir a los gobernadores de los bancos centrales y a los ministros de finanzas en Washington la próxima semana para las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Dado que su mandato de cinco años termina en otoño, se espera que en las reuniones consiga la nominación para un segundo periodo.

El fondo publicará un conjunto actualizado de proyecciones para la economía global la próxima semana que, según Georgieva, van a mostrar más crecimiento de lo previsto en sus anteriores previsiones de enero. El FMI estimó entonces que el crecimiento del producto interno bruto (PIB) mundial se mantendría en 3.1 por ciento en 2024 y aumentaría a 3.2 por ciento en 2025.

El fuerte crecimiento en Estados Unidos y las grandes economías en desarrollo como Indonesia e India, además de una caída de la inflación más pronunciada de lo esperado a finales de 2023, ayudaron a impulsar la economía global, al igual que los fuertes mercados de empleo y las fuerzas laborales impulsadas por un aumento de la inmigración.

“Evitamos una recesión global y un periodo de estanflación, como algunos habían predicho”, dijo Georgieva en Washington.
Sin embargo, advirtió contra la complacencia, diciendo que la pandemia de coronavirus causó una pérdida estimada de 3.3 billones de dólares en producción desde su aparición en 2020, y que los costos recaen de manera bastante desproporcionada en los países más vulnerables.

El principal motor del crecimiento más débil fue una desaceleración significativa y generalizada de la productividad, dijo, e instó a los países a promulgar medidas para fortalecer la gobernanza, reducir la burocracia, aumentar la participación femenina en el mercado laboral, mejorar el acceso al capital y adaptarse al cambio climático.

Si bien las tasas de interés más altas resultaron ser efectivas para contrarrestar la inflación, también significaron que los costos del servicio de la deuda de los gobiernos ahora se encuentran en su nivel más alto en décadas.

“En las economías avanzadas, excluyendo a Estados Unidos, los pagos de intereses sobre la deuda pública tendrán un promedio de alrededor de 5 por ciento de los ingresos del gobierno este año”, dijo Georgieva; sin embargo, agregó, “el costo del servicio de la deuda es más doloroso en los países de bajos ingresos. Se prevé que sus pagos de intereses tengan un promedio de alrededor de 14 por ciento de los ingresos del gobierno, aproximadamente el doble que hace 15 años”.
Las tasas de interés en muchas economías avanzadas se encuentran ahora en sus niveles más altos desde el cambio de milenio, pero se espera que la Reserva Federal de EU, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra reduzcan los costos de endeudamiento a finales de este año.

Pero Georgieva instó a ser cautelosos con los recortes de tasas, pues puede haber “nuevas sorpresas inflacionarias que incluso pueden requerir un nuevo episodio de endurecimiento monetario”.

Compartir
Facebook
Twitter
WhatsApp