30°

Chihuahua, Chih. México
sábado 22 de junio del 2024.

¡Adiós al calorcito! “La Niña” enfriará a México y aumentará la intensidad de los huracánes

Luego de una temporada de intenso calor en México, la llegada del fenómeno de “La Niña” enfriará al país. Sin embargo, la crisis climática se refleja no solo en las altas temperaturas, sino también en la aparición de fuertes huracanes, como Otis, en tiempos de lluvias. En este contexto, la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) advirtió que la próxima temporada de huracanes en el océano Atlántico será excepcionalmente fuerte.

Según la NOAA, “La Niña” incrementará la cantidad y potencia de los huracanes, lo que llevó a la agencia a llamar a las autoridades de protección civil para tomar medidas de precaución con anticipación. El periodo de huracanes comenzará el 1 de junio y se extenderá hasta el 30 de noviembre. Los especialistas señalaron que hay un 85 por ciento de probabilidad de que sea una temporada más intensa de lo normal. Se esperan entre 17 y 25 tormentas con nombre, de las cuales entre 8 y 13 podrían convertirse en huracanes.

La Niña es la fase fría del ciclo natural conocido como Oscilación del Sur de El Niño (ENOS). Se caracteriza por un enfriamiento anómalo de las aguas superficiales del océano Pacífico tropical, en comparación con sus valores promedio. Este enfriamiento altera la circulación atmosférica y genera cambios en los patrones climáticos a nivel global.

Imagina el océano Pacífico como un gigantesco termostato que regula el clima a nivel global. En ocasiones, este termostato se desajusta, enfriándose de manera anormal en su región central y oriental. Este fenómeno tiene consecuencias significativas en el clima de diversas regiones del planeta, incluyendo México. El origen de La Niña no está completamente claro, pero se cree que está relacionado con cambios en la circulación atmosférica y oceánica. En condiciones normales, los vientos alisios soplan de este a oeste en el Pacífico tropical, empujando las aguas cálidas hacia el oeste y acumulándolas cerca de Australia.

Sin embargo, durante La Niña, estos vientos se debilitan, permitiendo que las aguas frías del subsuelo marino asciendan a la superficie, enfriando las aguas tropicales del Pacífico central y oriental.

Compartir
Facebook
Twitter
WhatsApp